lunes, 14 de enero de 2019

Marcianos, robots, mutaciones genéticas

La ciencia ficción refiere hechos que podrían darse o haberse dado en el mundo real (realidad física, realidad psicológica y realidad gnoseológica [conocimiento]. Tres realidades unidas de manera indisoluble).

Su elemento definitorio consiste en una especulación científica, tecnológica o histórica (entendiendo la historia como una ciencia social); ya que fusiona ciencia con ficción.

La ciencia (saber crítico de primer grado) delimita parcelas de la realidad para estudiarlas; reduciéndolas a conceptos, definiéndolos y clasificándolos.

La filosofía (saber crítico de segundo grado) interpreta y trasciende mediante ideas subjetivas los conceptos científicos objetivos.

La ficción (arte) supone una interpretación estética, poética y lúdica de un fragmento de realidad que critica y trasciende.

La novela (realista, de ciencia ficción o fantástica) se centra en el hombre y sus problemas, recreando de modo artístico dicho asunto. Entonces en el campo de la ciencia ficción: podríamos transferir las pulsiones y los problemas humanos a criaturas como extraterrestres o robots.

A la hora de contextualizar un argumento de ciencia ficción; hemos de ser coherentes y tener en cuenta aspectos como las leyes físicas, el elemento especulativo y los avances científicos y tecnológicos.

Trabajaremos los rasgos característicos de la ciencia ficción (especulaciones científicas y tecnológicas) en al menos uno de los siguientes elementos: personajes, hechos o contextualizaciones.

Dentro de la ciencia ficción mencionaremos la ópera espacial, la robótica, el ciberpunk, el biopunk, el retrofuturismo (por ejemplo: el steampunk), el greenpunk, la postapocalipsis y la ucronía.


1 Ópera espacial
La ópera espacial supone una novela de aventuras trabajada bajo el prisma de la ciencia ficción.

Se elaboran aventuras futuristas que tienen lugar en el espacio con especulaciones tecnológicas. A veces estas aventuras se complementan con tramas amorosas.

Como ejemplo: citaremos La estrella apagada (Edward Elmer Smith).


2 Robótica
La robótica se nutre de argumentos en los que los robots juegan un papel esencial.

El hombre crea máquinas y termina siendo absorbido por ellas.

Como ejemplo: citaremos Las bóvedas de acero (Isaac Asimov).


El ciberpunk es un género de la ciencia ficción esencialmente distópico. Recrea una distopía (antiutopía, sociedad ficticia indeseable) dominada por la inteligencia artificial.

El ciberpunk combina la alta tecnología y la ciencia avanzada con algún grado de desintegración social, o bien con algún cambio extremo en el orden social a peor.

Contiene referencias a la novela negra.

Como ejemplo: citaremos Mona Lisa acelerada (William Gibson).


4 Biopunk
El biopunk se ubica en sociedades nihilistas, basadas en la biotecnología.

Su elemento esencial son las black clinics, donde se manipula genéticamente a los humanos.

Como ejemplo: citaremos Gataca (Franck Thilliez).


5 Retrofuturismo (steampunk)
Se denomina retrofuturismo al conjunto de expresiones artísticas que encuentra su origen en la añoranza del pasado. Se vuelve a épocas pretéritas, y desde ellas se imagina el futuro.

Los retrofuturismos se originaron en la década de los ochenta del siglo xx, y suelen estar influenciados por la estética de los cómics y los superhéroes.

El steampunk hunde sus raíces en las novelas de Julio Verne. Este retrofuturismo se localiza en la Inglaterra victoriana y se desenvuelve en una ambientación donde la tecnología a vapor sigue siendo la predominante.

Como ejemplo: citaremos La máquina del Juicio Final (Raúl Montesdeoca).


6 Greenpunk
El greenpunk supone un movimiento de especulación ficticia que intenta despertar la sensibilidad ecológica en el individuo. Pretende concienciar acerca de la explotación descontrolada de los recursos naturales y limitados del planeta.

Esta corriente apuesta por el uso de energías renovables y no contaminantes, por el reciclaje y la reutilización.

Si el greenpunk se sitúa en el pasado, puede ser un retrofuturismo.

Como ejemplos: citaremos Fractura (Dioni Arroyo [distopía ubicada en el futuro]) y Páramos lejanos (Josué Ramos [retrofuturismo]).


7 Postapocalipsis
La postapocalipsis parte de una catástrofe que diezma la población de un territorio y sus consecuencias.

Se magnifican los errores cometidos por el hombre: guerra nuclear, plagas, desastres ecológicos, geológicos o cósmicos, rebelión de las máquinas, guerra biológica, pandemias (ébola), etc.

Estas novelas de desarrollan en ambientaciones distópicas, como anarquías y regímenes totalitarios.

Como ejemplo: citaremos Hijos de hombres (Phyllis Dorothy James).


8 Ucronía
La ucronía supone una ficción histórica alternativa.

Parte de un punto Jonbar (punto de inflexión).

Ejemplos más habituales de puntos Jonbar:
¿Qué habría sucedido si los dinosaurios no se hubieran extinguido?
¿Qué habría ocurrido si no hubiera surgido el cristianismo?
¿Qué habría sucedido si Europa hubiera desaparecido a causa de la peste en el siglo xiv?
¿Qué habría ocurrido si hubiera vencido EE. UU. en la guerra de Vietnam?
¿Qué habría sucedido si los Aliados hubieran sido derrotados en la II Guerra Mundial?
A partir de este punto Jonbar, se recrea la ficción histórica alternativa.

En la novela Al oeste del Edén (Harry Harrison), el punto Jonbar se origina en la no extinción de los dinosaurios.

En la novela Roma eterna (Robert Silverberg), el punto Jonbar se origina en el fracaso del cristianismo.

En la novela El coleccionista de sellos (César Mallorquí), el punto Jonbar se origina en la victoria republicana respecto a la guerra civil española.


Bueno, no nos demoramos más y damos paso a la página titulada Contexto de ciencia ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario