jueves, 12 de septiembre de 2019

Novela del Romanticismo

La novela del Romanticismo suele insertarse dentro de la novela de corte realista. Los hechos que refiere, generalmente, pueden darse o haberse dado en el mundo que conocemos.

El Romanticismo surge en Alemania hacia 1770 y perdura en Europa hasta finales del siglo XIX.

Se trata de un movimiento cultural y artístico.

Supone una toma de conciencia del yo como entidad autónoma.

Exalta lo diferente frente a lo común, la fealdad frente a la belleza, la muerte frente a la vida, la individualidad frente a la multitud.

La novela de esta época suele recrear el sufrimiento provocado por un amor imposible.

Se nutre de una sensorialidad exacerbada: graznidos de cuervos, humedad, frío, oscuridad.

Puede culminar con el suicidio del protagonista.

A continuación, vamos a citar un ejemplo de novela romántica:
Cumbres borrascosas (Emily Brontë).

Dentro de la corriente literaria desarrollada en el Romanticismo, germinó la novela gótica. Novela estrechamente ligada al terror.

En ella aparecen paisajes sombríos, castillos, criptas, fantasmas, esqueletos, cadenas, etc.

Se desarrolla en ambientes nocturnos.

Se imbrica en el seno de la novela fantástica.

Por último, vamos a citar un ejemplo de novela gótica:
Los misterios de Udolfo (Ann Radcliffe).

martes, 27 de agosto de 2019

Novela rosa

La novela rosa suele insertarse dentro de la novela de corte realista. Los hechos que refiere, generalmente, pueden darse o haberse dado en el mundo que conocemos.

Se caracteriza por la sensualidad y el erotismo. Se clasifica en histórica, contemporánea y fantástica (en este último caso, los acontecimientos que refiere no podrían darse ni haberse dado en nuestro mundo). Narra una historia de amor heterosexual.

La trama principal gira en torno a dos personas que se enamoran.
En el planteamiento surge el amor.
En el nudo aparecen los problemas.
Y en el desenlace triunfa dicho sentimiento.

El final ha de ser positivo, dejando que el lector crea que el amor entre los protagonistas y su relación durará para siempre.

La novela rosa recrea la idea de una justicia emocional innata: los buenos reciben su recompensa y los malos sufren un castigo.

En España, una de sus autoras más reconocidas es Corín Tellado.

A continuación, vamos a citar cuatro ejemplos:
Regreso al hogar (Danielle Steel).
Una mujer especial (Janet Dailey).
Adelia (Nora Roberts).
Semilla de duda (Anne Mather).

miércoles, 14 de agosto de 2019

Novela y lectores

Podríamos traducir best seller como ʽel más vendidoʼ o ʽel mejor vendidoʼ.

El best seller literario trata desde otra perspectiva un tema universal. Revela las sensibilidades latentes de una época.

Se centra en una conspiración por parte de un gobierno, de la Iglesia, de alguna secta aparentemente extinguida o de extraterrestres.

Parte de una premisa radical y extravagante.

El argumento gira en torno a un gran conflicto (contraposición de fuerzas antagónicas) que marcará el destino del personaje principal, de una ciudad, de un país. Casi siempre el elemento que está en juego es la realización personal del protagonista.

Debe captar la atención de públicos diversos.

Los personajes estarán individualizados y gozarán de proyección psicológica. Malvados interesantes. Personajes sumidos en situaciones adversas que consiguen superarlas y surgen a la vida: el ser humano puede cambiar su destino. Personajes excepcionales que muestran las debilidades de la condición humana.

La intriga se halla presente desde el planteamiento hasta el final.

Suele desmentir la historia de una religión, de un artista, de un lugar o de un acontecimiento histórico con supuestas verdades (erigidas sobre mentiras argumentadas). Cuanto más polémicas, mejor.

A continuación, vamos a mencionar las características principales del best seller contemporáneo:

-Mucho diálogo y poca descripción.
-Uso de cliffhangers. Apertura y suspensión de una expectativa muy potente.
-Utilización de muchos puntos de vista, que permiten ver la historia de forma poliédrica.
-Amor y sexo.
-Mundos habitados por vampiros, zombis, hombres lobo, etc.
-Argumento actual, aunque no es un requisito imprescindible.
-Tono positivo: los malos pierden y los buenos ganan.
-La historia debe ocurrir en un lugar interesante.
-Utilización de un punto Jonbar. El punto Jonbar supone el elemento clave de la ucronía. Una ucronía consiste en una ficción histórica alternativa. Por ejemplo, ¿cómo sería Europa si los Aliados hubieran perdido la Segunda Guerra Mundial?
-Lenguaje claro y sencillo. Lenguaje muy llano.
-Capítulos breves.

Ahora vamos a analizar los tipos de best sellers:
Fast seller.
Steady seller.
Long seller.

Fast seller
Los fast sellers son aquellas novelas que suponen un fenómeno de ventas nada más aparecer.
Ejemplo: El día que se perdió el amor (Javier Castillo).

Steady seller
Los steady sellers son aquellas novelas cuyas ventas se mantienen a medio plazo.
Ejemplos: El código Da Vinci (Dan Brown), Los pilares de la Tierra (Ken Follett), El niño con el pijama de rayas (John Boyne), La sombra del viento (Carlos Ruiz Zafón).

Long seller
Los long sellers son aquellas novelas cuyas ventas se mantienen a largo plazo.
Ejemplos: Don Quijote (Miguel de Cervantes), Lolita (Vladímir Nabókov), El guardián entre el centeno (Jerome David Salinger), Cien años de soledad (Gabriel García Márquez), Rayuela (Julio Cortázar).

viernes, 9 de agosto de 2019

Extensión de la novela

Para generar extensión en nuestra novela, tendremos en cuenta los siguientes aspectos:

1  El número de cadenas de acción. Una novela que contenga cinco cadenas de acción poseerá un número mayor de páginas que otra que contenga dos.
El número de obstáculos de cada cadena de acción.
3  El empleo de minicadenas de acción que no supongan obstáculos.
El empleo de anécdotas.
5  El número de personajes (artículos 6 y 7).
6  El empleo de monólogos interiores, soliloquios, pensamientos, estilo indirecto libre y fluires de conciencia (artículos 25 y 26).
Las descripciones.
8  El empleo de saltos temporales: analepsis o flashback, racconto y prolepsis o flashforward.
9  El empleo de metaliteratura y sueños.
10  El empleo de digresiones e historias incrustadas.
11  El empleo del efecto Rashomon.
12  El empleo de los contrastes.

Cuando utilicemos alguno de los recursos mencionados, tendrá un porqué y una justificación:
-Hará avanzar el argumento.
-Otorgará verosimilitud al desarrollo argumental.
-Desviará la atención del lector (expectativa falsa).

Si alguna información no cumple, al menos, una de las tres funciones anteriores: la eliminaremos.

No podemos fundamentar la extensión de una novela sobre información irrelevante. Para eso, es mejor que escribamos una novela de cien páginas en vez de quinientas.

martes, 23 de julio de 2019

Conclusiones

El contenido de una novela se nutre, grosso modo, de un argumento; que configuraremos gracias a los personajes.

Lo imbricaremos en unas coordenadas espaciales, temporales, sensoriales y sociales determinadas.

Y lo referiremos a través del narrador y el punto de vista.

Dosificaremos las informaciones que constituyen su contenido mediante los tres niveles narrativos:
Nivel narrativo 1 (voz narradora y punto de vista).
Nivel narrativo 2 (actividad mental en primera o en tercera persona).
Nivel narrativo 3 (diálogo).

Externamente, una novela se conforma de capítulos; los capítulos, de escenas; las escenas, de párrafos; los párrafos, de oraciones y frases, y las oraciones y frases, de palabras.

Gestionaremos la información de cada escena.

Nos expresaremos con claridad, brevedad, sencillez, orden, precisión y belleza.

Nuestros párrafos serán breves y de diferentes longitudes.

Utilizaremos oraciones y frases breves, de diferentes longitudes. No superaremos las treinta y cinco palabras entre punto y punto.

Nuestras palabras serán breves, sencillas y concretas; evitando las rimas y cacofonías.

Tendremos en todo momento presente qué es la creatividad, la inspiración y el bloqueo.

Combatiremos el bloqueo.

Elaboraremos nuestra novela mediante un método de trabajo:


Bueno, no nos demoramos más y damos paso al Epílogo.

lunes, 22 de julio de 2019

¿Vamos al grano o nos gusta divagar?

La ficción argumental literaria se escinde básicamente en cuento, relato y novela.

Un cuento se compone de escenas y cada escena, de párrafos.

Una escena constituye una unidad de lugar, tiempo, acción y punto de vista. Cambiaremos de escena siempre que uno de estos cuatro elementos varíe. Efectuaremos el paso de una escena a otra mediante un espacio activo en blanco.

El punto y aparte delimita los párrafos.

Conformaremos el cuento a partir de la cadena de acción del protagonista, que contendrá siete eslabones con obstáculos crecientes. Si el cuento es breve, crearemos un único obstáculo. Esta cadena de acción se erige en la trama del cuento y aparecerá en todas las escenas.

Los obstáculos de un cuento no suelen constituir minicadenas de acción.

La trama y el argumento coinciden.

Si el antagonista es un personaje, lo trabajaremos a través de su ficha. El antagonista (personaje o concepto) aparecerá directa o indirectamente en todas las escenas.

En un cuento no hay tramas secundarias, aunque sí aparecen personajes secundarios (trabajados por fichas). Estos personajes no harán acto de presencia en todas las escenas.

El número de personajes secundarios y circunstanciales es muy reducido.

Normalmente referiremos el cuento desde una voz narradora y un punto de vista.


Un relato y una novela se componen de capítulos; los capítulos, de escenas, y las escenas, de párrafos.

Podemos conformar la cadena de acción del protagonista con catorce eslabones, con el primer o el segundo grupo de eslabones falsos o con siete eslabones.

Los obstáculos crecientes de una cadena de acción de catorce eslabones suelen erigirse minicadenas de acción.

El protagonista aparecerá en todos los capítulos.

Si el antagonista es un personaje, lo desarrollaremos mediante una cadena de acción de siete eslabones o a través de su ficha.

La cadena de acción del antagonista contendrá menos obstáculos que la del protagonista.

El antagonista (personaje o concepto) aparecerá directa o indirectamente en todos los capítulos.

Ejecutaremos la trama de cada personaje secundario mediante una cadena de acción de siete o cuatro eslabones o a través de una ficha de personaje. Las cadenas de acción de cuatro eslabones comienzan en el objetivo.

Las cadenas de acción de los secundarios contienen menos obstáculos que la del antagonista.

Las tramas secundarias no aparecen en todos los capítulos.

En el relato hay menos personajes secundarios y circunstanciales que en la novela.

Referiremos el relato mediante una voz narradora y un punto de vista o diferentes puntos de vista.

Referiremos la novela mediante una voz narradora o diferentes voces narradoras.

La novela goza de mayor extensión que el relato.

La novela se nutre de un número más elevado de tramas secundarias, obstáculos y personajes circunstanciales para lograr una extensión superior.


Bueno, no nos demoramos más y damos paso a la página titulada Otras cuestiones.

martes, 16 de julio de 2019

En busca de agentes y editores

Al dirigirnos a un agente o editor, seremos respetuosos.

El hecho de que se encuentren saturados y no reciban manuscritos, no significa que no acepten propuestas editoriales muy breves. Propuestas que apenas contengan doscientas cincuenta palabras.

En ellas incluiremos la fecha, el encabezamiento, una sucinta presentación de nosotros y de nuestra novela: título, género, tema, público y tres o cuatro oraciones que resuman su trama principal. Además; añadiremos nuestros datos de contacto, un documento adjunto con una muestra de escritura, agradecimiento y despedida. 


Nota: La muestra de escritura no forma parte de las doscientas cincuenta palabras.


Bueno, no nos demoramos más y damos paso a la página titulada El método de trabajo V.