lunes, 19 de noviembre de 2018

¿A quién nos dirigimos?

Antes de comenzar a preparar nuestra novela, hemos de tener muy claro a qué parcela de público nos dirigiremos.

No podemos escribir una novela que guste a todo el mundo.

Debemos estudiar qué demanda nuestro receptor potencial, y ofrecérselo. De otra manera, no hallaremos lectores.

Escribiremos el tipo de historia que nos gusta leer. Si llevamos a cabo una novela que no sentimos, por muy bien ejecutada que esté en fondo (qué contamos) y en forma (cómo lo contamos): el resultado será una novela fría. Y esto lo aprecia el lector rápidamente.

No nos dejaremos llevar por las modas y trabajaremos un texto del que estemos enamorados.

Enamorarnos de nuestro argumento y de nuestros personajes nos ahorrará muchas dificultades a la hora de enfrentarnos a la preescritura, a la realización del primer borrador y a las correcciones.

Vivir nuestro argumento y meternos en la piel de cada uno de nuestros personajes, aunque nada tengamos que ver con ellos, también nos ayudará cuando nos encaremos con la página en blanco.

Entonces: si vamos a escribir una novela rosa (novela realista), una novela negra (novela realista), una novela ciberpunk (novela de ciencia ficción) o una fantasía épica (novela fantástica) revisaremos sus características.

Lo cual no quiere decir que no podamos mezclar rasgos de diferentes clases de novela: ¡claro que podemos!, siempre que nuestra escritura está regida por la coherencia. Por ejemplo, si vamos a trabajar una novela rosa con rasgos de novela negra; desarrollaremos las particularidades de ambos tipos de novela de manera simultánea desde el principio hasta el final.


Si fuéramos a llevar a cabo una novela rosa, habríamos de conocer sus principales peculiaridades:

Sensualidad y erotismo.

La trama principal gira en torno a dos personas que se enamoran y encuentran numerosas dificultades para materializar su amor.

El final ha de ser positivo.

Recreación de la idea de una justicia emocional innata: los buenos reciben su recompensa y los malos son castigados.

Ejemplo: El recuerdo de aquel día (Corín Tellado).


Si fuéramos a llevar a cabo una novela negra, habríamos de conocer sus principales peculiaridades:

La novela negra se centra en la resolución de un crimen; sin embargo, este no es su objetivo principal.

Su objetivo principal reside en retratar los vicios de una sociedad determinada, haciendo hincapié en sus aspectos más sórdidos.

Estas novelas diseccionan un contexto de corrupción política y moral, para describir de manera naturalista la sociedad en la que ocurrió el asesinato.

Sus argumentos contienen una enorme carga de violencia y sus ambientaciones se caracterizan por la oscuridad.

Ejemplo: El halcón maltés (Dashiell Hammett).


Si fuéramos a llevar a cabo una novela ciberpunk, habríamos de conocer sus principales peculiaridades:

El ciberpunk suele ubicarse dentro de la ciencia ficción de crítica social.

El ciberpunk es esencialmente distópico. Una distopía consiste en una antiutopía.

Estas obras suelen ambientarse en un futuro próximo y retratan un mundo superpoblado; gobernado por grandes corporaciones, que dominan el destino de la raza humana.

El ciberpunk combina la alta tecnología y la ciencia avanzada con algún grado de desintegración social.

La fascinación por los lujos futuristas contrasta con los callejones mugrientos, atestados de indigentes.

Contiene referencias a la novela negra.

Ejemplo: Mona Lisa acelerada (William Gibson).


Si fuéramos a llevar a cabo una fantasía épica, habríamos de conocer sus principales peculiaridades:

Las fantasías épicas narran hazañas de héroes, ubicadas en sociedades tecnológicamente atrasadas y con una fuerte presencia de la magia.

Deben establecerse luchas entre las fuerzas del bien y del mal.

Las fuerzas del bien estarán representadas por héroes.

Las fuerzas del mal aparecerán representadas mediante monstruos o cualquier tipo de criatura de carácter paranormal.

Suele responder al esquema héroe/villano.

Ejemplo: Las crónicas de Narnia (Clive Staples Lewis).


Bueno, no nos demoramos más y damos paso a la página titulada El público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario