lunes, 10 de diciembre de 2018

¿Primera o tercera persona?

El narrador es el personaje privilegiado que refiere nuestro argumento.

Las formas más habituales de narrador son la primera y la tercera persona.

La primera persona supone un narrador interno. Es decir, el narrador es un personaje del argumento que está relatando.

La tercera persona supone un narrador externo. Es decir, el narrador es un personaje ajeno al argumento que está relatando.

Tanto el narrador en primera persona como el narrador en tercera persona pueden ser protagonistas o testigos de los hechos que refieren.

Narrador protagonista: punto de vista interno.

Narrador testigo: punto de vista externo.

Tanto en primera persona como en tercera persona, hemos de tener siempre en cuenta qué puede saber y qué no puede saber el personaje con punto de vista.

Así: si contamos nuestro argumento desde el punto de vista Silvia, sopesaremos qué puede saber y qué no puede saber Silvia.

Silvia conocerá, grosso modo, su interioridad y la exterioridad ajena. Entonces: Silvia podrá referir sus sentimientos, sus emociones y el aspecto físico de los otros personajes.

Y es que el narrador se introduce en el cerebro del personaje con punto de vista. Además, la cámara que recoge los acontecimientos que el narrador refiere se encuentra en los ojos de dicho personaje.

Cuando el personaje con punto de vista alude a su aspecto físico, suele hallarse ante un espejo.

En tercera persona, también podemos trabajar el punto de vista neutro. Este supone el modo más cinematográfico de narrar. El punto de vista neutro consiste en un punto de vista externo y ajeno a todos los personajes. Por lo tanto, el narrador solo puede relatar lo que se ve y se oye; sin adentrarse en la interioridad de ningún personaje.

Cuando trabajamos un narrador en tercera persona: podemos relatar nuestro argumento desde un punto de vista situado en un personaje, desde un punto de vista neutro o desde diferentes puntos de vista. Si optáramos por diferentes puntos de vista, convendría que utilizáramos un único punto de vista por escena.

Escena: unidad de lugar, tiempo, acción y punto de vista. Si alguno de estos elementos varía: cambio de escena. El paso de una escena a otra escena se verifica mediante un espacio activo en blanco.

Podríamos referir nuestro argumento sirviéndonos de diferentes voces narradoras. Si este fuera nuestro caso, convendría que utilizáramos un único narrador por capítulo.

Por ejemplo: vamos a relatar nuestro argumento con tres voces narradoras. Un narrador en primera persona protagonista, un narrador en primera persona testigo y un narrador en tercera persona con dos puntos de vista. Un punto de vista protagonista y el otro punto de vista testigo.

María: primera persona protagonista.
Antonio: primera persona testigo.
Manuel: tercera persona protagonista.
Carla: tercera persona testigo.

Teniendo en cuenta la información anterior: relataremos unos capítulos en primera persona y otros capítulos en tercera persona.

Dentro de los capítulos en primera persona: referiremos capítulos desde el punto de vista de María, y referiremos otros capítulos desde el punto de vista de Antonio.

Y en los capítulos en tercera persona: referiremos cada escena desde el punto de vista de Manuel o desde el punto de vista de Carla.

Las informaciones que vayamos ofreciendo mediante los diferentes narradores y sus puntos de vista serán complementarias, no repetitivas.

Las novelas de corte intimista suelen estar narradas en primera persona desde un punto de vista protagonista. Por ejemplo: El extranjero (Albert Camus), La tregua (Mario Benedetti) o El guardián entre el centeno (Jerome David Salinger).

El silencio de las sirenas (Adelaida García Morales) supone un caso curioso dentro de este tipo de novelas; pues está narrada en primera persona testigo. María (el personaje narrador) refiere la trágica historia de Elsa a partir de unas cartas de la protagonista y de las anécdotas acaecidas durante su amistad. Estas cartas y sus conversaciones justifican por qué María conoce la interioridad de Elsa.

Bueno, no nos demoramos más y damos paso a la página titulada El narrador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario