lunes, 5 de noviembre de 2018

¿Un día, una semana o varios años?

Ya sabemos cómo deberíamos crear las cadenas de acción y los personajes. ¡Ya tenemos los pilares de nuestra novela! Sin embargo, todavía hemos de continuar trabajando en otras muchas cuestiones.

Una de ellas es la duración en la que vamos a enmarcar el avance de nuestro argumento. Este asunto es de vital importancia, y nos ahorrará más de un dolor de cabeza si lo tenemos claro desde el principio.

El desarrollo argumental puede ejecutarse en unas horas o en un siglo, depende de las temáticas que vayamos a tratar y de cómo las queramos abordar.

Si el argumento va a desenvolverse en cinco horas, seguramente su esencia se halle en las analepsis o flashbacks. Por lo tanto: si se tratara de la historia de un anciano que está rememorando su vida, tendríamos mucho material y de diferentes épocas para construirlo.

Bueno, no nos demoramos más y damos paso a la página titulada: La duración del argumento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario