lunes, 15 de octubre de 2018

El motor de nuestra novela IV

Hasta ahora, hemos revisado cómo se elaboran las cadenas de acción de siete eslabones. Sin embargo, podríamos complicar de modo significativo las andanzas de nuestro protagonista con una cadena de acción de catorce eslabones.

Evidentemente no utilizaremos este nuevo tipo de estructura si nos sentimos cómodos con el anterior. No obstante, convendría que lo tuviéramos en cuenta por si alguna vez necesitáramos echar mano de él.

A continuación, vamos a mencionar los catorce eslabones de la nueva estructura:

1 Situación inicial estancada.
2 Falsa ruptura (dentro de la situación inicial estancada).
3 Falso conflicto (dentro de la situación inicial).
4 Falso objetivo (dentro de la situación inicial).
5 Pequeña lucha por el falso objetivo con altibajos (dentro de la situación inicial).
6 Ruptura (dentro de la situación inicial).
7 Conflicto.
8 Objetivo.
9 Lucha por el objetivo con obstáculos crecientes.
10 Falso clímax (penúltimo obstáculo).
11 Falso desenlace.
12 Acontecimientos tras el falso desenlace (calma tensa).
13 Clímax (último obstáculo).
14 Desenlace.

Este esquema y el de siete eslabones nos brindan la posibilidad de trabajar cada obstáculo como una minicadena de acción.

Cada minicadena de acción se conformará de siete subeslabones.

Nota: Las minicadenas de acción también podemos concebirlas como estructuras independientes dentro de un argumento con el propósito de completarlo. Por ejemplo: creamos una minitrama para un personaje circunstancial con entidad a fin de revelar algún dato importante en relación con el desarrollo de alguna trama principal o secundaria.

Cada minicadena de acción, que conforme un obstáculo, será más potente que la anterior y más débil que la siguiente.

Cada minicadena de acción, trabajada como obstáculo, se erigirá en consecuencia de la anterior y en causa de la siguiente.

A continuación, vamos a mencionar los siete subeslabones de una minicadena de acción:

A Situación inicial estancada.
B Ruptura.
C Conflicto.
D Objetivo.
E Lucha por el objetivo con altibajos.
F Traba/tensión/clímax.
G Desenlace.

Si asimilamos los esquemas de las cadenas y minicadenas de acción, y los trabajamos con coherencia: poseeremos los conocimientos teóricos suficientes para realizar argumentos de calidad.


Bueno, no nos demoramos más y damos paso a la página titulada El argumento IV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario