lunes, 17 de septiembre de 2018

Cerebro y novela

Según Javier de Santiago Guervós (Principios de comunicación persuasiva): cuando nos referimos al cerebro humano; hemos de tener en cuenta que no hablamos de un cerebro, sino de tres. Tres cerebros contenidos en una estructura única.

A continuación, vamos a mencionar los tres cerebros por orden de aparición:

Reptiliano.
Límbico.
Neocórtex.

El reptiliano (cuando éramos reptiles) regula las funciones vitales básicas como la respiración o el metabolismo de los órganos, las reacciones automáticas (instinto) y las conductas repetitivas. Se trata de la región más primitiva de cualquier cerebro.

Un reptil no investiga; cuando aprende una conducta, la repite hasta su muerte.

Por consiguiente: las ceremonias, los rituales y los comportamientos obsesivos podrían hundir sus raíces en el cerebro reptiliano.

El límbico (cuando éramos mamíferos poco evolucionados) constituye el cerebro emocional. Regula, por ejemplo, el miedo y la rabia.

El neocórtex (cuando nos erigimos en mamíferos evolucionados) constituye el cerebro racional.

La emoción se pone en marcha antes que el pensamiento, y de un modo completamente independiente a él. El sistema límbico puede reaccionar con un arrebato de rabia o de miedo antes de que el neocórtex se dé cuenta de lo que está ocurriendo.

Y lo anterior se debe a que el cerebro que regula la emoción es muy anterior al cerebro racional.

Primero sentimos, luego racionalizamos el sentimiento.

Es importante que sepamos que el cerebro humano trabaja reconociendo estructuras (estructura: previsibilidad) y asociando ideas. El cerebro necesita poder reconocer una estructura o patrón; pero al mismo tiempo requiere ser sorprendido. Por lo tanto, tendremos que dar una vuelta de tuerca coherente a las estructuras que utilicemos.

Sin embargo, nuestro cerebro no es capaz de trabajar si no recibe estímulos. Así que: hemos de estimular nuestra creatividad.

¿Cómo?

Pues leyendo, viendo películas, acudiendo a representaciones teatrales, a museos, a conciertos, quedando con nuestros amigos, etc.

Debemos tener siempre la antena puesta, aunque estemos descansando en el sofá, porque nunca sabemos cuándo va a saltar la liebre.

Entonces: cualquier proyecto que realicemos (sea de la índole que sea) debe estar dotado de una estructura coherente. Si no es así, nadie se interesará por él. No atraerá la atención de los cerebros de otras personas.

Nota: La estructura está al servicio del contenido; y nunca, al revés.

Y, además, iremos formulando preguntas cuya respuesta pospondremos. Las preguntas siempre suponen un reto para nuestro cerebro.

De este modo: con una estructura coherente y preguntas sutiles, mantendremos la atención del receptor.

La estructura de nuestra novela está constituida por su argumento (fórmula prefijada), y en su devenir: iremos imbricando preguntas indirectas y sutiles, cuyas respuestas no se verificarán inmediatamente.

Una vez que hayamos diseñado nuestro argumento: deberemos expresarlo bajo los parámetros de la claridad, la brevedad, la sencillez, el orden, la precisión, la agilidad y la belleza.

Ya que si lo edificamos con un estilo farragoso e ininteligible, el lector nos abandonará.

Un método casi infalible para atraer la atención de los lectores es la creación de párrafos y de oraciones breves, con longitudes variadas (dentro de la brevedad). De esta manera, otorgaremos dinamismo al texto.

Conviene que no utilicemos más de treinta y cinco palabras entre punto y punto. Si elaboramos oraciones excesivamente largas, el lector se perderá y se aburrirá.

Otro aspecto interesante en relación con el cerebro es la cuestión de los hemisferios.

El hemisferio izquierdo es el que rige la lógica y el derecho, la creatividad.

Como autores, tenemos que conjugar continuamente ambos hemisferios en nuestro trabajo.

La imaginación es importantísima para nosotros; no obstante, debe estar regida por la lógica y la coherencia.

Según Einstein: con la lógica podemos ir desde la a hasta la b; pero con la imaginación, a todas partes.


Bueno, no nos demoramos más y damos paso a la página titulada ¿Qué es una novela?

No hay comentarios:

Publicar un comentario